Comienza la Paris Fashion Week

París es, probablemente, la ciudad más polifacética del mundo. Por las noches, es la ciudad del amor. por las tardes, la ciudad de lo bohemio. Pero, la jornada completa, es la ciudad de la moda.

Maryta Alonso. 30 de septiembre de 2008

Comienza la Paris Fashion WeekParís es, probablemente, la ciudad más polifacética del mundo. Por las noches, es la ciudad del amor. por las tardes, la ciudad de lo bohemio. Pero, la jornada completa, es la ciudad de la moda. La Paris Fashion Week ha dado ya el pistoletazo de salida. Como si del artista principal de un concierto se tratara, el resto de las semanas de la moda palidecen a su lado como meros teloneros.

Christophe Decarnin, abanderado de la firma Balmain, ha sido el primero en presentar sus diseños sobre la pasarela francesa. La imagen rockera que el diseñador pincela para la mujer contó la colección pasada con los pitillos y el blazer como básicos indiscutibles. Este invierno, el creador opta por aumentar el volumen de las hombreras y por dar un aire militar a las chaquetas. Los pitillo de aire punk dejan paso a pantalones decolorados a base de lejía e incluso rotos, por lo que el diseñador coincide con Prada en ofrecer una imagen algo más descuidada de la mujer. Los vestidos de la colección reafirman su identidad y continúan apostando por el corto. Escotes de corazón y cortes asimétricos comparten pasarela con sorprendentes novedades, como los vestidos con cola y tul.

La gama cromática por la que apuesta el diseñador se torna salvaje y colorista: turquesas, malvas y verdes esmeralda colorean los diseños que, seguramente, pronto luzcan las celebrities más in del momento.


La colección de Nina Ricci, o lo que es lo mismo, Theyskens, apuesta también por la asimetría. El evocador diseñador toma como hilo conductor de la colección los vestidos ligeros, cortos por delante y con unas sorprendentes colas por detrás. La influencia lencera vuelve a estar presente sobre la pasarela parisina, como ya ocurriera en Milán .

El diseñador ha conseguido evocar para el espectador un mundo paralelo en el que el romanticismo es el auténtico protagonista. Los estampados orgánicos de sus vestidos son coloreados en tonos pastel que vuelven a remitirnos al mundo de las ninfas: azules, grisis, lilas y malvas forman la paleta con la que el diseñador a pintado sus creaciones.






Comienza la Paris Fashion Week

Continúa leyendo...

COMENTARIOS