Dior, alta costura 2014-2015

Cinco cosas que nos gustan de la colección de otoño-invierno (2014-15) de Dior

Dior

1-La interpretación estilizadísima y con tendencia a la depuración que Raf Simons hace de los tópicos de la indumentaria versallesca. Las levitas bordadas, que cubren estrictos jerseys y pantalones de pinzas negros, son una solución que hará fortuna.

2-El convencimiento de que el diseñador no hace ninguna concesión al "bing-bling" al que tan aficionadas son muchas de las clientes de la costura. Y quien dice "bling-bling", dice "kitsch". Su aproximación ascética a la costura es balsámica.

3-Las salidas que corresponden a los números treinta, mini vestidos con lo que parecen corsés difuminados sobre los que se bordan pequeños motivos misteriosos que tienden a la abstracción.

4-Y hablando de bordados, la forma, tan moderna y tan poco naturalista, de componer los bordados, evitando las cenefas o filigranas rococó. Aquí, los hilos se organizan y componen en un espacio que recuerda poderosamente al espacio que define  Cy Twombly en sus  lienzos (y comprendo que la forma estricta del bordado no se parece a la pincelada de Twombly, pero sí, y definitivamente, ese orden interior que tiene, paradójica y misteriosamente, el desorden de sus explosiones).

5-Nos gustan los abrigos largos hasta los pies, de paño en negro, blanco roto o azul marino, que son como vestidos de noche y que recuerdan al abrigo camel de Truman Capote o a los caballeros eduardianos ingleses del XIX. Una prenda realmente poco práctica y, por lo tanto, tremendamente lujosa.

PD: Los monos que son mitad mantón de Manila, mitad uniforme de parachutista, así como la reinterpretación del New Look en tejidos de trabajo y tecnológico y con cremallera, nos parecen más inocentes pero no por eso menos interesantes. La voluntad, según parece, de Simons de hacer una alta costura realista impulsa este tipo de salidas.

CONTINÚA LEYENDO