El regreso de las tops y la España cañí

¡Primer día de la pasarela Cibeles Primavera Verano 2008! Lo más comentado hoy es que, tras el mediocre casting de la última temporada, los desfiles han vuelto a contar con reconocidas tops como Marina Pérez.

El regreso de las tops y la España cañí¡Primer día de la pasarela Cibeles Primavera Verano 2008! Lo más comentado hoy es que, tras el mediocre casting de la última temporada, los desfiles han vuelto a contar con reconocidas tops como Marina Pérez, la brasileña Talytha Pugliese, Madeleine o la ucraniana Natalya Daas, y modelos como Laura Sánchez o Ariadne Artiles. En esta ocasión, ninguna de las chicas se ha quedado fuera: todas superaron con éxito el control de IMC. Aunque la polémica medida sigue levantando ampollas y controversia, y por ejemplo, a Martina Klein la hemos visto desde el front-row, ya que parece que la modelo se niega a pasar por la báscula.

La jornada comenzó con el desfile de Jesús del Pozo. Una colección titulada 'Sol y sombra' que nos remite a días de verano y relax. Vestidos de líneas sencillas y estética deportiva, acabados metalizados e innovadores materiales mezclados con tejidos naturales.

Juan Duyos sorprendió con unos diseños muy cool inspirados en la cultura indioamericana, en la América profunda, el desierto y el calor. Minivestidos, pantalones de talle alto, mangas acampanadas, macramé, plumas, flecos y siluetas totémicas en los accesorios, concretamente los collares. En cuanto a colores, se mezclan los tonos empolvados con otros ácidos como el rosa chicle o el verde pistacho.

A las 14:00 horas de la tarde llegó el turno de Lemoniez. El donostiarra no causó especial sensación con un desfile que pasó un poco desapercibido. Destacan las líneas depuradas en siluetas monocromáticas en gris, blanco y morado, rematadas con cordones de pasamanería en puños, cuellos y cinturones. Las prendas estrella fueron las gabardinas de algodón, los vestidos de voile, y las blusas en muselina.

El regreso de las tops y la España cañí La nota cañí del día la puso Francis Montesinos. El modisto define su colección como el resultado de sus experiencias en el mundo del toro y un homenaje a la tauromaquia. Así, sus diseños desfilaron a ritmo de pasodobles. Sobre la pasarela pudimos ver mucho encaje, blonda, profusión de volantes, excesivos vestidos, tocados imposibles, e impactantes mezclas de colores como fucsia y malva, al lado de otros diseños más convencionales, como faldas a la rodilla con vuelo mezcladas con camisa blanca o trajes sastre con bermudas. El desfile terminó con Laura Sánchez haciendo el paseíllo con un espectacular traje de luces, lo que desató una gran ovación por parte de sus incondicionales, que se pusieron de pie para despedir al maestro.

Llegó el turno de Ángel Schlesser, el mejor desfile del día. Y la locura de la prensa rosa se desató, ¡al estar la Infanta Elena en el front row del desfile! En esta ocasión, Schlesser vuelve al legado de los diseños mínimos y conceptuales del modisto de los 70 Halston y las pijas neoyorquinas de la época. Un look capitaneado por pantalones anchos, tops asimétricos, túnicas y vestidos pareo que remiten al espíritu de la jet-set de la época y sus salidas nocturnas. Me encantan las texturas, que al ser raso, satén y punto de seda, tienen una maravillosa y muy natural caída.

Ágatha Ruiz de la Prada cerró la jornada con una colección en la que se funden pop y futurismo, con sus míticos iconos naïf y colores brillantes. Estampados Agatha, formas sencillas y una nueva colección de ropa para hacer gimnasia. El último look de la diseñadora fue un espectacular traje de novia blanco con grandes corazones metálicos aplicados. La genial banda sonora del desfile, que incluyó el tema de Alaska "Súbete a mi nube" y cerró con el single de Fangoria "Criticar por criticar" remezclado por Chicks on Speed, hizo que todos los asistentes bailaramos sin poder resistirnos en nuestras sillas.


Continúa leyendo...

COMENTARIOS