La sofisticación y la feminidad toman Cibeles

Segunda jornada de la Pasarela Cibeles 2008.Un día marcado por la exaltación de la femineidad, la delicadeza y la elegancia.

La sofisticación y la feminidad toman Cibeles Segunda jornada de la Pasarela Cibeles 2008. Un día marcado por la exaltación de la femineidad, la delicadeza y la elegancia. Y en el que también se han presentado los primeros diseños masculinos de la temporada. Un día intenso, pero sin grandes sobresaltos.

A las 10:30, Devota & Lomba, ese dúo formado por Luis Devota y Modesto Lomba, se encargó de dar el pistoleza de salida con una inteligente colección que constituía una llamada al medio ambiente. Así, combinados con sofisticados vestidos largos o tops, llamaban la atención piezas delanteras, espaldas o bolsos de formas orgánicas y realizados en piel sin tratar. Los primeros modelos masculinos corrieron a cargo de esta pareja de diseñadores, que propone trajes rectos y ceñidos de inspiración clásica pero con un punto moderno, que lució masgistralmente, y entre otros, mi top preferido: (¡Lo más!) Jon Kortajarena. Todo a ritmo de Txalaparta, un instrumento de percusión tradicional vasco, tocado por hombres, aunque en esta ocasión eran un dúo de dos hermanas de Vitoria, Ttukunak, las que lo tocaban estupendamente.

A las 12:15, llegó el turno de un clásico de la moda española: Elio Berhanyer, que comenzó su desfile entregándole emocionado un ramo de flores a Esperanza Aguirre, situada en el front-row. El Cordobés presentó como banda sonora a un grupo en directo de Flamencópera, con soprano, guitarra y palmas, incluidas. Como novedad, Elio dió a conocer su primera colección de hombre Pret a Porter inspirada en los diseños clásicos de Cary Grant. (Y aquí es dónde entra en escena el guapísimo modelo Andrés Velencoso). Trajes de dos botones, solapas estrechas, cuellos italianos en camisas y corbatas finas. En cuanto a mujer, destacaron los vestidos de noche de gasa y fluida silueta (algunos de ellos de inspiración Geisha) y los clásicos trajes sastre. El público, entregado, se arrancó en aplausos varias veces a lo largo del desfile.

La sofisticación y la feminidad toman Cibeles A las 14:00 tuvo lugar Javier Larráinzar, que aunque hizo desfilar sus diseños a golpe de hits, como Relax, Take it easy, de Mika o I don´t feel like dancing, de Scissor Sisters, no caló hondo en la prensa especializada. Sensuales tops florales combinados con shorts de rayas, vestidos cubiertos de paillettes, vaporosos trajes de noche... fueron las sugerencias del modisto.

El desfile de Ailanto era el más esperado del día y no defraudo. Como referencia para el show, los hermanos Iñaki y Aitor Muñoz tomaron la sugerente estética de la película Blow Up, los fotografos de moda David Bailey y Terence Donovan e iconos femeninos de la época (finales de los 60) como Jane Birkin, Vanesa Redgrave oVeruschka, ¡la cual estaba presente en el desfile! A destacar, sus vestiditos y trenchs XXS y los pantalones de cintura alta con blusas muy sexys. En cuanto a complementos, nos encantaron los pañuelos en forma de minicorbatas y los tirantes.

Los clásicos diseños de Roberto Torretta inundaron la pasarela a las 18:00 horas. Profusión de satenes y gasas en siluetas que buscan estilizar la figura femenina. Ausencia de talle en los minivestidos, mientras que los pantalones suben hasta la cintura. En cuanto a colores, destacan los diseños monocromáticos en beige, negro, verde eléctrico o fucsia.

El encargado de cerrar este segundo día de la Madrid Fashion Week, fue Miguel Palacio, el favorito de Laura Ponte que observó detenidamente el desfile desde el front-row. Palacio ha presentado una serie de prendas de sutiles volúmenes, bajo los que se insinúan las curvas de mujer, lo cual resulta tremendamente sexy. Ausencia total de estampados y triunfo de colores lisos que se mezclan de una manera insólita: beige + verde + morado, salmón + turquesa... No faltaron algunos de sus detalles más distintivos como los grandes botones en doble hilera o los maxilazos. Très chic!

Continúa leyendo...

COMENTARIOS