Loewe, primavera verano 2015

J.W: Anderson se estrena como nuevo diseñador de la firma. Cinco consideraciones.

Loewe

1-Lo primero del británico para Loewe fue una colección (semicápsula) para hombre, que nos encantó, al igual que una serie de accesorios, realmente interesantes (el nuevo Amazona, nos gusta). Para su primer desfile de mujer el diseñador ha optado por la abstracción evitando a toda costa el naturalismo. Aparecen sobre la pasarela vestidos de ante a medio hacer: una superposición de retales organizados sobre el cuerpo de la modelo de la misma manera que las muestras de piel se organizan encima de la mesa del taller.

2-Curiosamente la visión del diseñador sobre Loewe tiene más que ver con el Mediterráneo que con la meseta. Más con el mito del Minotauro que con Julio Romero de Torres.

3-Al final, sin embargo, resulta que preferimos  la gabardina de ante del look nueve (preciosa) a los vestidos de retales y los pantalones de cuero con cinturón como de karate a las faldas plisadas de algodón finísimo.

4-De pronto, entre las túnicas y los cortes a lo (semi) Fortuny, aparecen unos sorprendentes tops de seda estampados con escenas de caza, y después de los colores arena, aparecen colores de cubo Rubik y la transición se hace con total normalidad.

5-Los zapatos de empeine de babucha y tacón raro compiten en extrañeza con unos tops-capelina de ante. Y es que  parece que J.W. Anderson quiera apartarnos de nuestra zona de confort para mostrarnos un nuevo camino a seguir (aunque insiste en contarnos lo que ya sabemos, que Loewe es experto en piel). Vamos a ver cómo se declina todo el conjunto en tienda. La cosa promete.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS