Notas sobre el glamour a la italiana

La inauguración en el Victoria & Albert de Londres de la exposición "The glamour of italian fashion, 1945-2014" nos sirve como excusa para describir en diez puntos el genuino y afortunado estilo italiano.

Dolce & Gabbana P/V 2014

1-Una de las cosas que tienen los italianos es que siempre visten con desparpajo, ya sea en plan "fetichismo" y "discoterismo" a lo Versace, ya sea a la manera intelectualoide de Prada, ya sea a base del romanticismo sexy de Dolce & Gabbana o del romanticismo a secas de Alberta Ferreti. Y aquí entendemos desparpajo como comodidad mezclada con simpatía.

2-Las italianas, concretamente, tienen un truco buenísimo, casi un talento. Si van con zapato plano parece que lleven taconazo y si, por contra, visten taconazo, parece que calcen planas.

3-Los italianos, ellos en concreto, que son muy machos, muy latinos, muy hombres, no tienen, sin embargo, ningún problema en entregarse a la moda y al amaneramiento. Y lo hacen a destajo y sin red y navegan sin complejo de lo hortera y el slip a lo gay (y allí vuelven a encontrarse con el slip por supuesto) y de allí a lo british o a lo alpino.

4-Ellas y ellos, italianos e italianas, gastan cantidades ingentes de euros en moda (y cuando funcionaban con liras, pues liras…) y siempre quieren estar a la última. No temen al color, no temen la novedad, no temen la excentricidad.

5-Las clases altas milanesas, y las no milanesas también, al igual que las clases altas del resto de países mediterráneos (dénse una vuelta por la Milla de Oro de Madrid, y ya me dicen) inspiran su estilo en el de las clases altas británicas. Lo británico es ley.

6-Nadie como los italianos para enseñarnos al resto cómo vestir (bien o mal, eso ya da igual) en verano, ya sea en  versión Capri o en versión italiano "mamoneando" en Ibiza, en Formentera o en Sitges. El punto medio entre estos dos veranos extremos es Lapo Elkann.

7-Las señoras de más de setenta años italianas son las que mejor visten del mundo. Sin debate. Por dos razones: porque visten con unas calidades (lino en verano, cachemires en invierno) y unos cortes y estampados impecables y porque parece que sus abrigos, zapatos y bolsos (siempre proporcionados) lleven con ellas milenios (que es así en mucho casos). O, por contra, porque se han operado de estética hasta la saciedad y con tal bravura que al final es que hasta les encuentras un punto.

8-Los italianos, hombres o mujeres, ricos o pobres, del norte o del sur siempre intentan, aunque no lo consigan, ser sexys y prefieren siempre una buena conversación a un orgasmo y claro, eso les hace tremendamente sexys.

9-Con todo el asunto ese del neorealsimos italiano y de la saga del El Padrino, todos los hombres (las mujeres muchísimo menos) visten siempre como si tuvieran que llamarles para un casting cinematográfico en Cinecittà. Y eso hace que vayan siempre a su manera pero de punta en blanco.

10-Nunca encontraran un italiano o italiana feos porque todos, indiscutiblemente tienen estilo. No lo pueden evitar, los herederos de la Roma imperial y del Renacimiento, lo que tienen es estilo.

Etiquetas: dolce&gabbana

Continúa leyendo...

COMENTARIOS