Alberta Ferretti: sobriedad en tonos tierra