Moda -- Pasarela

La 'party bus' de Alexander Wang en Nueva York

Un party bus hacía las veces de bambalinas para la propuesta para Primavera Verano 2018 de Alexander Wang. De la sobriedad a la fiesta y de la pasarela ¡a la calle! Con la más fina irreverencia, el diseñador estadounidense celebró el Wangfest, un festival dedicado a la fiesta (valga la redundancia), diversión y moda que tuvo como escenarios sorpresa varias localizaciones de la Gran Manzana. No es esta la primera vez que Wang utiliza un medio de transporte para presentar sus propuestas. Para la temporada Primavera-Verano 15’, un camión era protagonista del atrezzo de su shooting.

Tampoco fueron ni una, ni dos, si no tres las veces que Wang presentó su colección calles de la capital mundial. ¿Cómo? El cortejo de modelos (entre las que no faltó Kendall Jenner, por supuesto) bajaba de un party bus para presentar las nuevas propuestas, regresaban al bus, cambiaban de ubicación y hacían lo mismo en otro lugar completamente distinto. La aventura nocturna empezó con dos paradas previas a la oficial en Brooklyn, donde las modelos realizaron un improvisado catwalk abierto al público y vallado, como si de un concierto se tratase. Todo eso en un callejón sin salida. ¿Hay algo más neoyorkino que eso? ¡Bravo!

Toda esta fiesta, estaba aderezada con unos looks acorde con la propuesta (estilística y geográfica) de Wang. Ante la incertidumbre de usar una prenda u otra, el diseñador ha optado por quitarnos una preocupación ¡y combinarlas sin miedo! Así pudimos ver shorts vaqueros que se funden con pitillos de piel o camisas oversize que comparten prenda con finas camisas lenceras. En cuanto a los tejidos lo tuvo bastante claro: el jean&black se mantuvo a lo largo de toda la muestra, aunque también tuvieron cierto protagonismo algunos colores tierra más suaves.

El rojo salpicaba la mayoría de los looks pero siempre en forma de complemento como botines o bolsos. La Wang’s gang también vistió tops suaves con toques vintage y suéteres de cachemire superpuestos.