Giambattista Valli vuelve al Barroco