Anderson y Loewe, el tándem perfecto