Maison Martin Margiela, más multicolor que nunca