Zuhair Murad, en oro y blanco