Stéphane Rolland, el triunfo del volumen en 3D