Moda -- Pasarela

El Gucci cenital de Michele se mantiene en la pasarela de Milán

 Alessandro Michele lo ha vuelto a hacer: ha conseguido mantener la exquisita excentricidad que caracteriza a la casa de moda italiana por excelencia con otra de sus colecciones. Aunque parecía que era imposible, el director creativo a la cabeza de Gucci se mantiene en el cénit de su obra una colección más. Reafirma, pues, esta segunda y brillante vida de la marca florentina.

Para su propuesta para la Primavera Verano 2018, el italiano ha hecho pasear sus looks por un evocado río Tíber abriendo de esta manera, las puertas de la semana de la moda en Milán. Ni una ni dos, si no tres semanas han sido necesarias para construir el escenario en el que se desarrolló el historicista y psicodélico show que bailaba entre lo nerd y lo cool, lo histórico y lo futurista.

Volvimos a los más extravagantes años 80 en una colección, como ya nos tiene acostumbrados, tanto para hombre como para mujer con chaquetas con hombreras XXL, chándales de tejidos brillantes y con franjas, visones dignos de herencias, mini shorts, lazos al cuello… Y, por supuesto, ninguna de estas prendas estaba solas : enormes collares de piedra, gafas de pantalla que ocupaban gran parte de la cara con su pasta y riñoneras combinadas ¡incluso con vestidos de gasa! Y sí, todo en la misma colección.

También quiso rendir homenaje Michele al duque blanco, emulando alguno de sus sastres en raso brillantes. La idea, según el diseñador es “evitar pasar la página y hablar obstinadamente de belleza y espectáculo”. Amén, maestro Michelle.