Moda -- Pasarela

El homenaje de Roberto Verino a París en la #MBFWM

En un grito por su amor a la ciudad de la moda,  Roberto Verino ha llamado a su nueva colección, y sin miedo a equivocarse, Paris Je t’aime. Fue allí donde el modista empezó su carrera, en un momento donde la Alta Costura empezaba a dejar paso al prêt-à-porter. “Me pilló allí, aprendiendo el oficio, y ahora que han pasado 35 años quiero hacer un guiño a su bandera y a los grandes modistos como Balenciaga, Chanel, Dior y Saint Laurent", cuenta.

La colección “por un lado es como volver al origen y por otro lado tiene un importante factor económico. Yo lo hago pensando en el cliente o la clienta que nos compra prendas, para que se las pueda poner durante años, hago prendas que no caducan nada más terminar la temporada”, afirma Verino.

Así, el cuadro príncipe de gales y una paleta de colores muy neutros con gran protagonismo del negro, dieron vida a vestidos, trajes sastre, chaquetas y abrigos de una colección real, atemporal y 100% ponible para el día a día.

La mirada al pasado de la que hablamos, no solo se hace evidente en el tejido tweed, que hace un guiño a Coco Chanel o siluetas muy estilo Dior, si no que también entiende de estampados, que aunque no es la primera vez que los retoma el diseñador gallego, sigue estando en pleno vigor a pesar de que también lo estaban en los 80.

Ha sido él quien ha roto las normas de la pasarela y se ha atrevido con el ‘see now buy now’, o lo que es lo mismo: ver y comprar ahora.
Por lo que quien se haya encaprichado de los trajes de chaqueta plateados, los vestidos asimétricos y los infinitos abrigos de pelo, no tendrá que esperar ni un solo segundo para poder hacerse con alguna de estas prendas.