Juan Vidal: y Twiggy resucitó