Moda -- Pasarela

La oscura elegancia de Armani se apodera de la Alta Costura

Trajes de chaqueta y vestidos han sido las prendas básicas para esta colección de la firma italiana. Si en las anteriores jornadas ya veíamos esa vuelta al pasado que parecía haberse apoderado de otros diseñadores en esta semana de Alta Costura de París, con este desfile lo confirmamos. Figuras lánguidas pero con fuerza y tocados con velo para reafirmar la elegancia de un inagotable Giorgio Armani. Mientras el maestro ya vaticina su relevo, la esencia que caracterizara sus primeros diseños sigue aún presente en la apuesta de cara a la próxima temporada otoño invierno

También hay lugar para las transparencias, eso sí, sabiamente acompañadas de faldas y pantalones de tejidos asatinados. El volumen quedó atrás y ahora se busca crear la ilusión óptica de figuras más alargadas. Pero el tul no ha abandonado del todo los diseños, faldas o lazos adornan outfits más orientados a una fiesta propia de los años 60. Otro color que acompaña al negro es el azul oscuro al que Armani vuelve a recurrir a modo casi de salpicadura en algunos diseños. Se cuela el malva en trajes de chaqueta, acompañando tanto a falda como a pantalón pero siempre en tejidos brillantes. 

Puntiagudos y con puntilla, los tocados han sido otra de las grandes sorpresas de esta colección que apuesta por una elegante vuelta al pasado a través de accesorios y líneas ya olvidadas. En el maquillaje también se ha colado esa oscuridad. Ojos ahumados para poteciar ese dramatismo que aporta un velo que cubre la mirada. La piel nívea se convierte en el lienzo perfecto para esta propuesta muy nocturna de Armani.