Moda -- Pasarela

Los vestidos más impresionantes de la Alta Costura de París, en fotos

La Haute Couture se acaba de vestir de largo para celebrar la máxima expresión de su ser. No es casualidad que la semana de la moda por excelencia se celebre en París, pues Francia es el único lugar del mundo en el que se pueden ver desfiles de Alta Costura. Es la posesión del patrimonio artístico lo que concede este privilegio único y exclusivo a la capital gala, envidiada por muchas ciudades de todo el mundo.

Tan exclusiva es esta semana de la moda de la Alta Costura que, para poder participar en ella y mostrar las propuestas a lo largo de su catwalk,  la Chambre Syndicale de la Haute Couture, establece unos requisitos básicos y estrictos que sirven de línea divisoria para saber qué tipo de prendas se consideran alta costura y cuáles no. Un trabajo de artesanía con escasa intervención de aparatos técnicos es una de las bases que define una prenda de Haute Couture.

Por eso, todo un cortejo formado solo por los mejores diseñadores del panorama internacional hacen, cada año, las delicias de editores de moda, celebrities y algún que otro afortunado que tiene la oportunidad de hacerse con un pase de algunos de estos desfiles, y poder disfrutar de él desde el frontrow.

Desde puestas en escena espectaculares, como la simulación de los pies de la Torre Eiffel de Chanel o auténtico safari donde los animales son de cartón de Dior; hasta las propuestas más excéntricas como las muñecas cabezudas de Viktor&Rolf, pasando por la magia que desprende la finura y elegancia de los diseños de Elie Saab.

La fantasía nórdica de Antonio Grimaldi, los Juegos de Tronos de Elie Saab y la mujer poderosa de Dior. Todos ellos han encontrado su sitio en la semana de la Alta Costura traducidos desde los vestidos largos de fiesta, hasta los icónicos sastres de tweed de Chanel; pasando por alguna sorpresa como la incorporación del pantalón en la muestra de Valentino.

Todo esto aderezado con mucha presencia de joyas, calzado excesivo y fuerza en el ahumado de los ojos con el color como protagonista, han hecho posible, una vez más, el sueño de la Alta Costura.