María Barros o la importancia del drapeado