Moda -- Pasarela

Nueva York se viste a lo ‘hippy playero’ con Michael Kors

¿Os acordáis cuando, en un arrebato de creatividad, hacíamos un nudo con nuestras camisetas y las metíamos en lejía? Como resultado, obteníamos el estampado tie-dye, denominador común de la última colección de Michael Kors en su propuesta para la Primavera/Verano 2018 en la Pasarela de Nueva York. Con este aire psicodélico/hippy setentero, que despistaba un poco por estar coloreado en tonos pastel, gabardinas, kimonos, pijamas y vestidos estuvieron presentes durante la mayor parte de la muestra.

¿La pretensión del diseñador? Respirar un “glamour despreocupado para la noche”. Lo que, por lo general, recordaba más bien a un cortejo de chicas con looks playeros, hawaianos y, en definitiva, vacacionales. No decimos esto por puro antojo, sino porque absolutamente todas llevaban por calzado unas chanclas que cualquiera de nosotras usaría para ir a la playa o a piscina. Para apoyar este accesorio veraniego, las modelos iban con bolsos de rafia trenzados y collares hawaianos.

La paleta de colores variaba entre agua de rosas, aciano y glicina que se fundían con tonos beige. Solo fueron Kendall Jenner y Bella Hadid quienes, en sus looks compuestos por dos piezas de falda y top con lentejuelas y transparencias, dieron paso al más elegante de los negros en su versión sexy.
Aunque con una gran variedad en el tipo de prendas que componían la propuesta para la Primavera/Verano 2018 de Michael Kors, los vestidos fluídos y las chaquetas oversize apuntaban a ser los protagonistas del fashion show, que consiguió recrear cómo sería una maleta de vacaciones de cualquier mujer.

También hubo espacio para propuestas masculinas, hecho que le ha ayudado a Kors a expandir su universo a otros mercados. Aunque para ellos también estaba presente el tie-dye, tenían mucha más tendencia a la sastrería.

Sara Bareilles, dio un mini concierto para acompañar musicalmente al fashion show que paseó ante los ojos de los asistentes una colección muy real y ponible aunque sin ningún tipo de sorpresa que dejara a todos boquiabiertos.