Bottega Veneta, el clasicismo actual