Lanvin, de serpientes y crucifijos