Moda -- Pasarela

Cuando The 2nd Skin Co. reinventó a Balenciaga y Dior en la #MBFWM

Nada más ver las primeras salidas de blanco impoluto sin otro protagonista que el patrón exquisito, entendemos el “hay mucho minimalismo” que rezaba Antonio, que junto con Juan Carlos, llevan la dirección creativa de la firma  The 2nd Skin Co.
Queremos que la mujer se ponga uno de nuestros vestidos y brille al instante, sin necesidad de adornos ni florituras, que brille por el vestido”, dicen.

Las flores en organza y cristal en tonos empolvados que dan un toque al minimalismo inicial, son las que dan paso a la paleta de colores en azul y rosa muy suaves. También aparece el blanco como contrapunto del negro y un vibrante amarillo que ciega de luz a los asistentes de la muestra.

“No se trata de vestidos con pedrería y bordados barrocos, son piezas que brillan porque son especiales”, aseguran los diseñadores. Y es que este objetivo no tiene otra traducción que el vestido joya. ¿O es que acaso les hace falta algo más a alguno de estos vestidos para deslumbrar? Mucho menos si sabemos que dos vestidos de la propuesta son reinvenciones de la silueta saco de Balenciaga y el New Look de Dior: palabras mayores.

La propuesta de The 2nd Skin Co para la Primavera Verano 2018 en la Mercedes Benz- Fashion Week no entiende de términos medios: las prendas son o muy cortas o kilométricamente largas. Las primeras, una clara apuesta para el día, da paso a conjuntos sofisticados para la noche, todo aderezado con flores que rematan los looks en detalles.
La propuesta también estaba regada de superposiciones y, aunque parecen simples, “los patrones están muy trabajados desde el interior”.

Los zapatos llaman sensiblemente la atención. Esos mules negros, lima o azul tampoco entendían de términos medios y los veíamos planos o con maxi tacón.

En definitiva, una colección sencilla, femenina y muy ligera que, gracias a las flores como hilo conductor, son la “conexión con la pre-colección hecha para Nueva York”.