Moda -- Pasarela

Los 90 nunca se fueron y así Versace lo demostró en Milán

Un homenaje al vigésimo aniversario de la muerte de Gianni en forma de una colección brillante: así fue la propuesta de Donatella Versace para la pasarela de Milán. Cada uno de los looks, transportaba a cada una de las épocas del diseñador, desde sus espectaculares desfiles de Alta Costura en el Ritz de París hasta los que celebraba en su Palazzo privado en Via Gésu.

Es un homenaje a una leyenda. Era un genio. Gianni, siempre reconociste lo poderosas que son las mujeres. Las ayudaste a reapropiarse de sí mismas. ¡Gracias!", rezó una voz en off antes de comenzar el show. La misma voz que dio paso a las primeras salidas, chicas con  blazers que,ajustadas a la cintura, se creían vestidos. Con maxi botas que se alargaban hasta por encima de la rodilla y todo color negro, bordado en unos barrocos dorados, daba como resultado unos looks que proyectaban una de las señas Versace más potente.

Y aunque quizá ese ‘Golden Baroque’, como el mismo Gianni lo nombró en 1991, es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en la firma italiana, la colección fue un guiño constante al diseñador, pues fue confeccionada a partir de referencias de sus propios archivos. Así, a lo largo de la muestra, vimos la colorida y alegre estética Warhol que estampaba vestidos, botas y blazers; el ‘Butterflies’ cargado de mariposas que nos mostraba un look de lo más playero con bañador, albornoz, gafas y toalla en la cabeza o  ‘Trèsor de la Mer’, que ponía un celeste pastel a esa estructura negro, blanco y dorado que se mantenía al principio de la muestra.

Mención especial al vestido original de la colección Native Americans del otoño-invierno 1992 con el que desfiló Natasha Poly, que simulaba una crinolina reproducida con un voluminoso y pesado plumaje.

Pero cuando todo el front row pensó haber tocado la cima del placer fashionista, lo mejor estaba por llegar: Mientras sonaba ‘Freedom’ de George Michael, tema que utilizó Gianni Versace para la colección Otoño Invierno de 1991, se abría una cortina para descubrir nada más y nada menos que a Carla Bruni, Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford y Helena Christensen. Las 5 tops más icónicas de los 90 enfundadas en unos vestidos color champagne de malla metálica que Gianni presentó por primera vez en 1994.