Color primavera

La primavera ya está aquí, imperturbable, puntual a su cita aunque por predecible no menos esperada. Y buena parte de culpa tiene el sol, los días más largos y la promesa de un verano a la vuelta de la esquina. Pero no es lo único, guardar la pesada y a menudo tristona ropa del invierno nos alegra la vida.

Juanjo Oliva

La primavera ya está aquí, imperturbable, puntual a su cita aunque por predecible no menos esperada. Y buena parte de culpa tiene el sol, los días más largos y la promesa de un verano a la vuelta de la esquina. Pero no es lo único, guardar la pesada y a menudo tristona ropa del invierno nos alegra la vida. Damos la bienvenida a gasas, linos, tules y demás tejidos que nos convierten en las hadas de los cuentos y nos permiten elevarnos unos centímetros del suelo y flotar envueltas en las prendas más ligeras.

Esta temporada no hay una tendencia única pero sí un denominador común: la levedad de las telas y el predominio del color. Las chicas de calendario que levantaron el ánimo de las tropas estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial tomaron la pasarela del desfile de Dior. Los vestidos de gasa con estampados tropicales combinan con parcas y chaquetas que bien pudieran haber pertenecido a cualquier marine enamoradizo.

Prada, en cambio, apuesta por el barroco minimalista mezclando querubines con rayas y plátanos con elementos arquitectónicos, todo muy conceptual, muy pictórico. Miuccia defiende lo femenino transgresor y se aleja de la sensualidad de Galliano a base de prendas rectas, oversize y de colores sólidos de clara inspiración caribeña. De allí, de su artesanía llegan los zapatos trenzados, pieza clave de su propuesta.

Nada que ver con los tonos cálidos de Marc Jacobs. Los volúmenes y los juegos de texturas dotan de una sensualidad especial a los trajes de noche de la firma. Para el día la apuesta es el punto estilo Missoni en rayas o estampado geométrico.

Pero si algo tiene la primavera es que nos sube los colores y Juanjo Oliva se aprovecha de ello para presentar una colección digna de una diosa griega del tecnicolor. Los vestidos, tops y pantalones caen sobre el cuerpo sin ajustarse, acariciándolo. Los apliques de pvc restan seriedad y aportan frescura y modernidad a las prendas.

Esta temporada podemos jugar a ser lo que queramos: la chica pin up de Dior, la latina de Prada, la mujer sensual de Marc Jacobs, la griega de Juanjo Oliva o, porqué no, nosotras mismas.

Etiquetas: prada

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS