El look Ilíada

La colección de Vionnet parece inspirada en el poema homérico que aquí repasamos para que, al vestir este look, lo hagas con plena consciencia.

d
Vionnet

La Ilíada es un poema compuesto por 15.693 versos ordenados en 24 cantares (que vendrían a ser capítulos). Los expertos aseguran que la escribió Homero hacia el año 800 a.C.

A veces nos hacemos los listos y nos creemos que hemos descubierto la pólvora, pero cuando revisas este tipo de fechas te das cuanta que somos unos auténticos panolis, no hace falta para nada ser tan creído, porque somos unos mindundis integrales. Y luego, ¡cómo hemos cambiado des del 800 antes de Cristo! Porque hoy con 140 caracteres ya nos damos por satisfechos y fíjate tú los griegos qué empaque.

La Ilíada narra las aventuras, pero sobre todo las desventuras, de Aquiles. Es como una telenovela venezolana pero a lo bestia, a lo muy bestia. Hoy nos parece que los videojuegos de la Playstation son muy bestias, pero la Ilíada lo es mucho más.

Ilíada viene de Ilión, que quiere decir Troya.  

La cólera de Aquiles es otra de las consecuencias del famoso rapto de Helena. Las mujeres, desengañémonos, nunca han estado demasiado seguras al lado de los hombres. Resulata que Helena estaba casada con Menelao, que era griego y un buen día Teseo y su amigo Prirítoo decidieron salir de marcha por el mar Egeo y ponerse a raptar, Teseo a Helena y Prirítoo a Perséfone, diosa del infierno. Todavía no se había inventado el feminismo, que si no de qué.

Menelao se enfadó muchísimo al regresar de sus quehaceres y ver que le habían levantado a su mujer, eso es una cosa que cualquier persona puede llegar a entender, aunque nos cueste; bueno, nos cuesta a todos menos a Paco León que ahora que no para de decir que todo el monte es oréganos y que viva la pansexualidad. 

Bueno, el caso es que Menelao se fue con Ulises a Troya a dialogar en plan dimplomático con los troyanos para que les devolviesen a Helena. Fíjate que Helena ni pincha ni corta en todo esto, a ella la llevaban de una isla a otra sin preguntarle absolutamente nada. Porque ya te digo que el feminismo no se había inventado todavía.

Los Troyanos dijeron que nanai, que Helena se quedaba con ellos, porque en aquella época, como en esta, eran todos una panda de chulos descomunal. Y se montó en un plis plás la Guerra de Troya. Los hombres, mire usted, a la mínima de cambio, a la mínima que les tocas su hombría, te montan una guerra de consideración. Como los Latin Kings y todo es rollazo.

La guerra de Troya duró muchísimo y cualquier héroe o Dios griego que se preciase pasó por ella. Los griegos hacían su vida y sus quehaceres y a la vez y paralelamente la Guerra de Troya.

Aquiles es uno de los últimos en llegar.

Siempre he tenido la sensación que Aquiles tenia algún que otro trauma infantil, pero si repasas su biografía entiendes el por qué de su obstinación; y que conste que yo que también tengo lo mío, pero soy de la personal opinión que un trauma infantil te lo tienes que pasar por el arco del triunfo.

Su madre Tetis era una Ninfa, y como quería que el chaval fuera invulnerable (madre sólo hay una…) le sumergió en las aguas de la laguna Estígia agarrándole por el talón que quedó descubierto y, claro, al final de sus días le dieron justo por ahí, que también es mala suerte. Luego fue educado por un Centaruo, que eso también debe crearte un lío en la cabeza porque si ya los que son hijos de padres divorciados tienen desazón imagínate que te haya criado un Centauro (imagínate que viene el Centauro a recogerte a la puerta del colegio, si ya te da vergüenza que venga tu padre, como para que aparezca un Centauro con su pecho descubierto y sus cascos peludos y medio relinchando…). Para colmo de males le alimentaron con tuétano de León (que eso debe ser carísimo, lo debían comprar en un herbolario) y luego un oráculo (en la Grecia clásica había un oráculo en cada esquina, un poco en plan los videntes de 902) le dijo que encontraría su muerte en Troya. Porque claro los oráculos no te dicen "Si vas a Troya morirás", te lo dicen todo rimbombante "Encontrarás la muerte en Troya".

Su madre, al saber que su hijo moriría en Troya, a parte de decirle que las mudas siempre limpias al salir de casa porque nunca sabes lo que te puede pasar (bueno a él sí que sabían lo que le pasaría, o sea que con más razón), pues hizo igual que la madre de George Bush (el cual evitó ir a Vietnam porque le mandaron a instruirse a la Guardia Nacional, como a todos lo pijos de Texas de la época, o sea que le mandaron a la reserva). Tetis mandó a su hijo a la corte de Licomedes (que es lo mismo que hizo Juan Carlos con la Infanta Cristina, mandarla a Washington primero y luego a Ginebra para sacarla de en medio) y para evitar que fuera a la guerra le vistieron de mujer, porque en esa época, al no haber feminismo, las mujeres a la guerra no iban.

Pero claro los otros guerreros necesitaban a Aquiles para ganar la guerra de Troya y fue entonces cuando apareció Ulises disfrazado de mercader y ofreció a las mujeres joyas y ungüentos y armas. Todas las cortesanas se lanzaron a por las joyas y los cosméticos, pero Aquiles, aunque trasvestido, se tiró a por las armas, por no poder reprimir su natural hombría. Ahí es donde su madre tuvo que ceder y mandarle a la guerra. Es lo típico de los padres, que a veces les cuesta entender a los hijos...

De todos modos Aquiles se fue a la guerra con su novio Patroclo (porque al igual que Paco León resulta que era pansexual o como se diga). Le puso su madre una cuádriga tirada por nobles corceles y le dieron un escudo fraguado por Vulcano, que eso es como decir que te regala tu padre un iPhone 6.

Llegó a Troya y venció a tutiplén: a Telofeo, a Cynco, a Pentesilea y a Troilo… A tope. Se vino para arriba y raptó a Briseida, y Aragamenón se la robó a él (aunque eran del mismo equipo). Lo curioso de este suceso es que todos los eruditos se han centrado en el tema de que está muy feo robarle la novia que tu previamente has raptado a tu amigo y nadie nunca se ha planteado que a Briseida quizás este ir y venir constante no le venía nada bien…

Patroclo se pone en plan Aquiles. Héctor le mata porque el otro pierde el casco. Aquiles se desespera. Aquiles mata al troyano Héctor y pretende dejarlo morir sin honores abandonado a los buitres. Príamo, el padre de Héctor pide clemencia. Y el otro se ablanda.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS