Esta es la marca made in Spain que pone de acuerdo a la reina Letizia, Taylor Swift o Cristina Pedroche

Se trata de una marca que apuesta por la producción local, especializada en colecciones crucero y por la que querrás -gracias a su último repertorio- vivir en una primavera permanente.

letizia
Gtres

Puede que no lo creas pero sí, hay una cosa que tienen en común la reina Letizia y Taylor Swift. Pero no solo ellas, hay muchos más nombres que se ponen de acuerdo a la hora de elegir lo que podría considerarse el perfecto vestido 'crucero'. ¿Un ejemplo? Bella Hadid, Naomi Cambell, Kate Moss, Heidi Klum, Alessandra Ambrosio o Elle Macpherson. Todas ellas, y muchas otras, han coincidido con las propuestas made in Spain de Charo Ruiz, una marca que reinterpreta, bajo un espíritu de sofisticación, las fabulosas creaciones de esencia ibicenca. 

Sus diseños vaporosos en voile -un delicado algodón-, con encajes y un guipur que se fabrica especialmente para la etiqueta, han traspasado fronteras. Desde que a principios de la última década la marca empezara con su proceso de internacionalización, la enseña familiar ha logrado seducir a retailers tan relevantes de la industria como Net-à-Porter, Joseph, Harrods o Harvey Nichols, entre otros, a pesar de mantener y poner en valor su espíritu de empresa familiar. "Recuerdo amamantar a mis hijos en el probador de mi stand durante las ferias y, ahora, son ellos quienes dirigen la empresa treinta años después" reconoce Charo. "Conciliar tu pasión con tu familia no es tarea fácil. A veces no puedes ir tan rápido como te gustaría y tienes que armarte de mucha paciencia, organización y ayuda", señala.

Cada vestido se confecciona con un trabajo de entre tres y cinco horas. Al tratarse de un proceso tan tradicional, la manufactura tiene que estar en Ibiza o muy cerca de la isla. Se trata de "producciones muy complejas, con muchos cortes; que necesitan talleres y manos muy expertas en costura, no podemos irnos muy lejos", asegura la diseñadora de origen sevillano.

 

Magdalena Fraj

Magdalena Fraj

Periodista de vocación, amante de la moda y 'beauty junkie'. Con 5 años me convertí en la estilista de mi madre y en ese momento descubrí lo que quería hacer con mi vida. Soy de las que todavía siguen viendo 'Sexo en Nueva York' en bucle y que aún suspiran por un libro en papel. En mi tiempo libre me pierdo por las calles de Madrid en la búsqueda de los mejores restaurantes italianos.

Continúa leyendo