Golden boy

Thom Browne presenta su colección para el invierno que viene en NuevaYork que le afianza como rara avis.

Thome Browne: golden boy

Thom Browne (O/I 2014-15)

Thom Browne vive en Manhattan y fue uno de los renovadores, durante la década de los 2.000, del guardarropa masculino gracias la reivindicación de la sastrería de corte preppy (trabajó durante años en Club Monaco y quien tubo retuvo) y a la introducción de detalles claramente excéntricos (se hizo famoso, por ejemplo, por cortar el bajo de los pantalones hasta límites de "Jaimito" así como por cortar la chaquetas muy cortas, muy "Jaimitas"también). Desde 2010, a parte de para el hombre, también diseña para la mujer. Michelle Obama vistió un abrigo firmado por Browne en la ceremonia de la segunda investidura de su marido como presidente de los EEUU (2013) y el diseñador se hizo, en pocos segundos, mundialmente famoso.Sus desfiles nos recuerdan a los de Alexander McQueen de hace años (por el misterio y la rareza), su compostura -o deberíamos decir mejor, su impostura- a la de Lady Gaga; patrona como lo haría Vivianne Westwood y su estética tiene mucho que ver con la  de Gareth Pugh, aunque Browne tiene más sentido del humor. Esta colección, concretamente, mezcla de forma increíble, algo de la Cleopatra de  Mankiewicz, el gesto de las figuras micénicas y ráfagas de la trilogía eduardiana de Merchant-Ivory ("Una habitación con vistas", "Maurice", "Regreso a Howards End"). ¿Cómo se te queda el cuerpo?Nos han gustado particularmente la salidas finales efecto pan de oro. Se agradece que entre la corrección comercial y sport o de «up town girls» del la mayoría de propuestas aparezca esta ráfaga de locura.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS