La camisa "Pepe Oneto" ¿nos gusta?

Cuello y puños blancos sobre fondo azul, cielo a poder ser, de pija a cool.

Alexander Wang

A este tipo de camisa le llamamos «Pepe Oneto» porque, a parte del flequillo característico el periodista las viste a menudo (o las vestía). Cuando yo era pequeño abrías la tele y salía Pepe Oneto en alguna tertúlia dirigida por la Campos o por Hermida vestido con la camisa de marras. Es un tipo de camisa muy ejecutiva, muy madrileña (en Barcelona es más difícil encontrar un hombre que las use) y que durante mucho tiempo no ha tenido buena prensa porque era exactamente lo contrario de lo jipi o de lo "boho".

Lo jipi, pero sobre todo lo "boho" (que hoy traduciríamos como "hipster") son dos conceptos que han gobernado el Planeta Fashion sin piedad. Afortunadamente el auge, desde hace diez años, de la moda masculina de raíces sastre, la reivindicación del armario del caballero clásico y la irrupción de lo "preppy", han salvado de la quema a distintas prendas que, tiempo atrás, eran consideradas como ultrapijas (el losen, el blazer, los mocasines o castellanos, el traje cruzado…). Y lo pijo, insistimos, no tenía buena prensa. Hoy sí. Es otro de los efectos del "ninguneo" al que la moda somete a todo lo que se le ponga por delante y a todo lo que le de la gana: calaveras piratas, cruces católicas, obras de arte de cualquier estilo y época, uniformes militares, coronas, hasta se ha atrevido a ningunear al desnudo… Dentro de esta capacidad de vaciar de su significado ritual original, de género y de posición a cualquier elemento, ahora le ha llegado el turno de la camisa pija a lo Pepe Oneto, la de toda la vida, la de periodista o banquero que acude a Horcher y a Jockey (cuando estaba abierto) día sí, día también.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS