La línea de ropa de Barack Obama

La parafernalia política se limitaba, hasta la fecha, a la transmisión de mensajes y promesas electorales: se trataba de la supremacía del mensaje frente a la estética. Sin embargo, Barack Obama ha decidido ser sinónimo de cambio en todos los campos y se ha aliado con el mundo de la moda.

Maryta Alonso. 19 de agosto de 2008

La parafernalia política se limitaba, hasta la fecha, a la transmisión de mensajes y promesas electorales: se trataba de la supremacía del mensaje frente a la estética. Sin embargo, Barack Obama ha decidido ser sinónimo de cambio en todos los campos, siendo uno de ellos el de ligar su campaña política al mundo de la moda.

Veinte diseñadores han dedicado esfuerzo, creatividad y recursos a crear una línea de ropa que sirva de apoyo al candidato demócrata. La colección incluye una línea de camisetas y de bolsos que podrán adquirirse en la página oficial de Obama el próximo mes. La lista de diseñadores que se han embarcado en la aventura de diseñar material de apoyo al candidato incluye nombres como Diane von Furstenberg, Tracy Reese o Derek Lam. Beyoncé o Vera Wang son alguno de los nombres que suenan con fuerza como posibles diseñadores de la línea de ropa de apoyo al candidato. Sus oponentes, como era de esperar, le han tildado de elitista y le han acusado de actuar como una auténtica celebrity.

La línea de ropa de Barack ObamaLos diseñadores contaron con menos de una semana para prestar su apoyo al proyecto, presentar un boceto y elaborar una muestra tras ser aprobado el diseño por el equipo de Obama. Tuvieron libertad absoluta para emplear la imagen y el logo del candidato.

La diseñadora Diane von Furstenberg apoyó en un primer momento a Hillary Clinton, hasta que leyó la autobiografía de Barack Obama y cambió de idea: ha creado un bolso adornado con la palabra Obama y parece que, esta vez, no va a cambiar de nuevo de opinión.

No es la primera vez que moda y política pasean de la mano: Oscar de la Renta demostró tener ideas políticas mucho más dispares al donar dinero a George Bush en 2004, para más tarde hacerlo para la campaña de Clinton. Marc Jacobs, por otra parte, diseñó camisetas de apoyo a Clinton.

Parece que Obama levanta pasiones entre los diseñadores, pues Donatella Versace ha dedicado su línea de ropa primavera verano 2009 al candidato demócrata.

De triunfar esta colección, nos hallaríamos ante una campaña electoral sin precedentes, en la que ciudadanos de a pie serían auténticos carteles electorales ambulantes. Tal vez nos encontremos ante una nueva era en la que las campañas políticas olviden los métodos de propaganda tradicionales, y la cara de los candidatos abandonen los carteles de las paredes para quedar plasmadas en los torsos de la ciudadanía, por lo que el mensaje político iría por toda la ciudad sin la inmovilidad que el muro impone.

¿Quién no ha detestado determinado diseño y ha acabado gustándole tras ponerse de moda? Puede que lo mismo ocurra con los candidatos políticos. De ser así, Barack Obama ha encontrado, sin duda, la mejor estrategia electoral que podamos recordar. Moda y política parecen tener un prometedor futuro juntas.








La línea de ropa de Barack Obama

Continúa leyendo...

COMENTARIOS