Moda, el octavo arte


moda-arte-dentroVale, a lo mejor es una exageración, pero lo que sí es cierto es que la moda y el arte llevan décadas íntimamente unidos. En realidad, bien pensado, un desfile de Alta Costura es casi una representación teatral, y las piezas que en ellos muchas se exhiben son auténticas obras que podrían estar en un museo.

Desde los locos años 20 hasta nuestros días, artistas y diseñadores han convivido en armonía para hacer de la moda lo que es: algo creado no sólo para vestirnos sino para hacer nuestra vida más bella.

¿Por qué son tan importantes y llamativas estas colaboraciones?

moda-arte-elsaPor muchos motivos: renovarse o morir, para captar a otros consumidores distintos, para sorprender a los ya existentes... Además, el público no sólo puede conocer a artistas que a lo mejor nunca antes habíamos ni considerado. Por no hablar del hecho de que muchos fans se pueden hacer con una pieza de sus creadores preferidos a buenos precios, siempre que se trate de firmas asequibles y no de Haute Couture, claro. Nos remitimos directamente a los años 20 para comenzar con un ejemplo muy claro.

La mítica Elsa Schiaparelli fue capaz de aunar moda y Surrealismo, la corriente artística más vigente de la época, para crear una mezcla única. Además, se rodeó de gente como el dadaísta Picabia, Marcel Duchamp o el mismo Man Ray. No fue la creadora más comercial del mundo, pero nos dejó imágenes inolvidables como el teléfono langosta en colaboración Salvador Dalí o el célebre sombrero zapato. Coco Chanel hablaba de Elsa como ?la artista italiana que hace ropa?, y su relación con los artistas contemporáneos fue continua y de lo más fructífera. Schiaparelli fue la pionera pero ahora no nos sorprendemos con que la moda se asocie con artistas de corte más urbano, al fin y al cabo, el tipo de manifestación más propio del siglo XXI. Muy sonada fue la de Vuitton con Sprouse, más artista que diseñador, o Chanel Mobile Art con la arquitecta Zaha Hadid.

moda-arte-longchampHace unos años llamó mucho la atención la colaboración de la polémica Tracy Emin con Longchamp. Desde su lanzamiento, Twenty8 Twelve, la marca de las hermanas Miller, colabora con un joven artista cada temporada para que les realice una pequeña colección y participe en pequeños detalles como las etiquetas o el packaging. Pincha aquí para recordar otras uniones recientes arte-moda.

Hoy día, no sólo las grandes firmas de alta costura recurren a artistas para dar otro aire a sus colecciones. De hecho, las marcas de street cada vez más buscan dar una vuelta más a sus prendas con la participación de creadores urbanos.

 

Sigue leyendo acerca de más colaboraciónes arte-moda.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS