En red

El tejido en red, la rejilla, vaya, se sube, otra vez, a la pasarela. Échate a temblar.

Gucci P/V 2014

¿A temblar por qué?, os preguntaréis. Pues porque mal llevada la red tiende al «chonismo» (que no es lo mismo que el «chochonismo» de Las Costus, de eso hablamos otro día). Y no es que aquí estemos en contra del ser choni, para nada de nada, a nosotros, en cuanto a moda y "tribalidad" se refiere, todas las opciones nos interesan y nos pueden incluso llegar a gustar.

Lo que pasa con este tejido, que proviene de la ropa deportiva, es que queda «falso» si no eres o bien una auténtica choni, una choni de bandera, o una gimnasta olímpica. También queda flaquísimo si no es de calidad y es barato. Lo mejor es ponérselo como lo haría, este es el truco, una bailarina de danza contemporánea o una estudiante en la academia de Fama (versión años ochenta, no en plan «Un paso adelante»). Y, por supuesto, queda bien, si es de Gucci o de Emilio Pucci, combinado con pitón o seda.

Las firmas de moda con pedigrí tienen la capacidad de convertir, como hacen en Prada constantemente, cualquier cosa (incluso lo kitsch) en algo deseable. La atracción al abismo, como una forma de romanticismo. El tejido en red, la rejilla, es el triunfo absoluto de lo sport en moda. De todos modos, antes de ponerlo en práctica, piénsalo dos veces.

Etiquetas: gucci

Continúa leyendo...

COMENTARIOS