Tendencias verano 2011: cogiendo tono

Una de las primeras cosas que llega con el buen tiempo es el fin de la uniformidad en nuestros armarios. Psicólogos de todo el mundo lo certifican, los colores varían el estado de ánimo. Y en la pasarela ha quedado claro que esta temporada vamos a tener una sonrisa en la cara ya que los tonos intensos dan el punto de partida a la primavera 2011. Looks frescos y divertidos para cargar las pilas antes de comenzar la cuenta atrás hacia las ansiadas vacaciones.

Marc Jacobs

Una de las primeras cosas que llega con el buen tiempo es el fin de la uniformidad en nuestros armarios. Psicólogos de todo el mundo lo certifican, los colores varían el estado de ánimo. Y en la pasarela ha quedado claro que esta temporada vamos a tener una sonrisa en la cara ya que los tonos intensos dan el punto de partida a la primavera 2011.

Looks frescos y divertidos para cargar las pilas antes de comenzar la cuenta atrás hacia las ansiadas vacaciones. A ritmo del verano de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, Marc Jacobs propuso en Nueva York una temporada muy setentera con la paleta de colores del amanecer. Como homenaje a YSL e influido por la sahariana y los tejidos vaporosos, la colección se inundó del glamour de la Côte d'Azur.
Vestidos
con prints de tipo pop complementados con enormes flores de tela durante el día y para la noche, brillos y drapeados sugerentes, siempre enmarcados en un look Shirley Temple con melena cardada. Dentro de la feminidad más sensual, un español sobresalió en Madrid innovando dentro de la simplicidad.
Juanjo Oliva presentó una colección marcada por sus atractivos drapeados. Variedad de patronaje con asimetrías y apuesta por el color block que dejó claro que la crisis no afecta a la creatividad. El colofón a las prendas lo pusieron los grandes lazos en plástico transparente que rompían la uniformidad de tejidos. ¿Punto interesante? Su línea minimal en bodies grises contrastada con el tono estrella de la temporada: el naranja.
Otra diseñadora que hizo ostentación de color fue Prada. La diseñadora, inspirada en los Mares del Sur, apostó por una figura andrógina pero con marcados puntos femeninos. Cortes rectos y mangas con volumen en unas modelos similares a la Olivia de Popeye. ¿La noche? Plagada de vestidos frescos con escote en V y acompañados de unos preciosos zapatos de pulsera con tacón elaborados en trenzado hindú. Una obra maestra con tantos amantes como detractores en una pasarela futurista a ritmo de bolero.

Pero para relación pasional, la de Galliano y Dior con una temporada muy colorista en honor a las divas pin-up y a la base de Pearl Harbor. Chaquetones y blusas de gasa con bolsos bandolera para una mujer activa y sexy que apuesta por los vestidos en clave mini o maxi cuando cae el sol. Tejidos frescos y mucho macramé pegado a la silueta con escotes pronunciados y enmarcados por collares de flores. Todo, acompañado de unas sandalias en tonos flúor para despedir a Galliano en lo que sería su último p-a-p p/v al frente de la casa.

Etiquetas: dior

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS