Moda -- Tendencias

Look blanco y negro: vuelve el clásico

“Las mujeres piensan en todos los colores excepto la ausencia de los mismos. El negro lo tiene todo. Y también el blanco. Su belleza es absoluta. Representan la perfecta armonía”. Si lo dice Coco Chanel, poco se puede debatir. Es la combinación clásica e imparable, la que eliges cuando quieres ser elegante, fabulosa, sutil, formal, sensual, y terriblemente fashion. El dúo del blanco y negro existe desde los inicios de la historia de la moda, y no debería morir bajo ningún concepto.

Son colores opuestos pero complementarios, la luz y la oscuridad se unen para crear una armonía perfecta e impenetrable, casi mística. Nunca pasan de moda, y jamás dejan indiferentes. A pesar de que el verano nos llame más a optar por prendas y accesorios de color, te proponemos apostar por este look. ¿Por qué? Por su elegancia clásica y atemporal. Tiene la capacidad de llamar la atención con una total sencillez.

Si te parece demasiado sofisticado de día, elígelo para tus noches más cálidas. Un vestido negro con joyas brillantes (las de oro blanco son nuestras favoritas para este look), una falda midi con un corsé escotado y zapatos de tacón de aguja o unos bonitos pantalones de talle alto con un top palabra de honor, sea cual sea tu elección, brillarás.

Recuerda que para conseguir un look formal y glamuroso, puedes optar por complementos muy vistosos, como carteras de mano plateadas con estampados y detalles. Conseguirás una máxima sofisticación. Es un look serio, pero tampoco tiene por qué ser demasiado formal. Elige prendas audaces, que oscilan entre el romanticismo y la sensualidad, para avivar la curiosidad. ¿Acaso existe una prenda más sensual que una camisa de seda blanca desabotonada? Deja que el misterio se apodere de tu look y luce tu combinación con mucha actitud.

Si no te convence el total look bicolor, puedes eligir un fular o un bolso de otro tono (prueba con el azul, malva o verde) aunque la idea es que tanto el blanco como el negro sean los protagonistas absolutos. Aún así, si pintas tus labios de rojo, no habrá quién te resista.