Moda -- Tendencias

Oro: viste como una reina en la playa

Inspirada por los rayos de sol, te apetecerá este verano reflejar alegría y deslumbrar, dejando atrás el grisáceo invierno y la dulce primavera. La luminosidad de esta temporada te guía hacia el camino del brillo, de  colores llamativos y atrevidos y de estampados que nunca te habías planteado llevar anteriormente. Así opera la magia del verano.

Siéntete como una reina estos tres meses de absoluto calor llevando el color más despampanante y sorpréndete: el dorado. Los tonos metálicos tienen la capacidad nata de hacerte brillar en cualquier circunstancia. El oro tiene un poder especial, simbólicamente asociado al poder, al valor material y a la belleza, era el color de predilección de muchos monarcas. Es quizá el color más valioso, y no es casualidad que la mayoría de premios sean de este color. El oro es triunfo, orgullo y poder. Ya tienes razones suficiente para lucirlo, aunque solo sea en pinceladas, en tu look.

¿Por qué no apostar por él en la playa? Aunque tengas miles de planes para este verano, no cabe la menor duda de que te acudirás por lo menos un fin de semana a la orilla del mar. Siéntete prodigiosa enfundada en un  traje de baño (este verano no hay quien se le resista) o un biquini del color más preciado, combinado con sencillos complementos del mismo tono y gafas de sol negras. Para un look de fiesta nocturno (ya puedes anticipar las memorables fiestas en la arena o en terrazas de ensueño), elige vestidos que mezclen los dos colores más sofisticados, el negro y el oro, y combínalos con tacones de aguja o cuñas. Tienes dos opciones: o lucir el dorado como color principal o dejarlo vislumbrar por detalles en tu look. Tu verás.

Si eres muy atrevida y sientes que es el verano de tu vida, apuesta por un biquini, de día, o un traje, de noche, dorados con un fondo felino (si eliges una bonita textura y un estampado sofisticado jamás caerás en la vulgaridad). Dale un  aire vintage a tu look y destacarás.

Deja que el oro se apodere de ti y conviértete en una auténtica diosa. No te arrepentirás.