Chándal, el lujo cómodo

No hace falta ponérselo con tacones, como en la canción de martirio, pero lo que es seguro es que el chándal ya es imprescindible.

Continúa viendo nuestras galerías