Vuelve la tendencia en calzado más inesperada del verano (y solo apta para atrevidas)

Arrasó el pasado año y vuelve a los pies de las presciptoras de moda. Atenta al regreso anunciado de las sandalias "de papá".