Los trajes sastre masculinos más femeninos

Ya fue la actriz alemana Marlene Dietrich en 1930, la que puso patas arriba la moda femenina, con su aparición estelar en la gran pantalla. Protagonizando la película Morocco, apareció vestida con un elegante y sofisticado esmoquin negro, que revolucionó a todos los espectadores.

Casi cuatro décadas más tarde el maestro Yves Saint Laurent, siguió con una declaración de intenciones para toda mujer y subió el esmoquin a las pasarelas de la Semana de la moda de París. A partir de este momento, Saint Laurent ya había hecho historia, había conseguido introducir esta esencia masculina en todo fondo de armario femenino haciendo hueco a un “tuxedo”, que ya no tenía género.

La mujer, con ganas de vivir y recuperar todo el tiempo que había perdido, estaba preparada para mostrar toda su fuerza y valentía con esta prenda, el traje sastre.

“La moda no sólo estaba hecha para embellecer a las mujeres, sino también para darles seguridad y confianza, y permitirles asumirse” decía Yves Saint Laurent.

Ahora, en pleno siglo XXI, lo han incorporado como: “totalmente necesario” en sus armarios, con una infinidad de formas, estilos, colores y estampados, que no choca en absoluto con los patrones de moda establecidos ya que la esencia sigue siendo la misma; una mujer confiada y con ganas de hacer de todo.

Los sastre han venido para quedarse, y aunque cada mujer siempre aporta su estilo personal, de forma casual o más arreglada, el sastre es tendencia porque se lleva, y MUCHO.

Pantalón de tiro alto y acampanado, pitillo o estilo “boyfriend”, americanas ceñidas u oversize, rayas, puntos, o estampado del príncipe de Gales, da igual porque están por todas partes, y ya sea con stilettos de infarto o zapatillas para correr, el traje es parte del día a día de cualquier mujer.

Por eso, hemos hecho una recopilación de las americanas y  pantalones que no pueden faltar en nuestros armarios. No hace falta que las dos piezas sigan los mismos patrones, ya que la variedad en la combinación de ambas, hace que el traje se convierta en único.

Continúa viendo nuestras galerías