Serpiente, un toque salvaje