Sobre el increíble secreto de los cuadros ‘vichy’ (¡y nuestros flechazos veraniegos!)