Topos y lunares: el puntazo de la primavera