Cuadro Príncipe de Gales

De origen aristocrático y con trama tricolor, el tejido estrella de las colecciones crucero provoca tantos aplausos como confusión.

Príncipe

El cuadro príncipe de gales ya no es dominio exclusivo de uniformes escolares y trajes masculinos demodés. Bendecida por un éxito abrumador, esta tendencias ha alineado a Fendi, Oscar de la Renta, Miu Miu, Acne Studios, Monse o Thom Browne, que lo proponen ( a la vez) en femenino. Y aunque muchos crean que el duque de Windsor fue el artífice de este tejido, solo le dio fama mundial en los años veinte, cuando aún ostentaba el título de príncipe de Gales.

En realidad, fue su abuelo quien lo concibió, también mientras era príncipe de Gales, a finales del siglo XIX. Aunque histórica, su acción no fue del todo original: Eduardo VII se limitóa a añadir una tercera trama de otro color -azul, rojo, verde...- al cuadro glen. Este último corresponde al estampado blanco y negro de siempre y a menudo confundido con el estampado príncipe de gales.

Eduardo VII tomó el cuadro glen del Castillo de Urquhart, ubicado en el valle escocés de Glen Urquhart (de ahí su nombre), donde cazaba. La condesa de Seafield, su propietaria, lo había convertido en tweed oficial de la finca; aunque el cuadro glen figuraba en el Registro Escocés de Tartanes desde 1840. Además, Eduardo VII compartía sastre con la familia Seafield, al que solicitó -con permiso de la condesa- que confeccionara trajes de ese tejido tanto para los empleados de la finca como para sí mismo, distinguidos por la trama coloreada. Por otro parte, el cuadro príncipe de gales debe parte de su popularidad a James Bond.

El agente secreto lo luce desde los sesenta con Sean Connery como un perfecto maniquí. Para entonces, ya habían empezado a usarlo las damas, animadas por Mademoiselle Chanel y sus trajes de chaqueta y falda. Esta temporada, debemos tener en cuenta que el cuadro príncipe de gales solo es tendencia en el guardarropa femenino. Mientras la moda unisex está en pleno auge, aún goza de privilegios este tejido. Quizá la inmunidad estribe en sus orígenes reales...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS