Comparamos el vestido de novia de Meghan Markle con el de su primera boda

Sabemos que las comparaciones son odiosas y que muchos factores han cambiado. Pero queremos hacer un pequeño estudio de ambos diseños y cómo el estilo de Meghan ha cambiado con los años.

Meghan Markle

El 19 de mayo tuvo lugar la boda más esperada del año. Meghan Markle y el Príncipe Harry dijeron “Sí quiero” bajo la atenta mirada de millones de espectadores. Pero, el secreto mejor guardado y el más esperado por todos, era conocer cómo sería el vestido con el que la novia subiría los escalones del Castillo de Windsor. Y, como era de esperar, fue con un vestido apropiado para una princesa.

Meghan optó por un vestido minimalista de seda acompañado de un velo de cinco metros de largo. Este diseño fue creado por Clare Waight Keller, la diseñadora británica para la casa francesa Givenchy. “El vestido personifica una elegancia minimalista atemporal que hace referencia a los códigos más icónicos de la casa de Givenchy y muestra la destreza artesanal de su atelier de alta costura fundado en 1952” contaba el Palacio de Kensington. 

Este diseño lucía un escote barco y una caída que enfatizaba la cintura de una manera muy elegante.

 

 

También te puede interesar:
Meghan Markle vestido

Meghan siguió sorprendiendo a todos los espectadores y terminó el día con un vestido de Stella McCartney con cuello halter para la recepción. Otro diseño minimalista que conquistó a todos.

Pero, estos dos vestidos no han sido los únicos vestidos de novia que la duquesa de Sussex ha llevado a lo largo de su vida. Hay que recordar que ella se casó anteriormente en el año 2011 con el productor Trevor Engelson. Para esa boda en Jamaica, Meghan lució un vestido completamente diferente.

Meghan Markle
Marie Claire Australia

Meghan aparecía con un vestido sin tirantes con aspecto bohemio y un ligero escote en V. El detalle más característico, el cinturón enjoyado que marcaba su cintura. En cuanto a su peinado se decantó por llevar la melena suelta con ondas ligeramente marcadas, frente al recogido de la boda real y como siempre, un maquillaje muy natural

Sabemos que las comparaciones son odiosas, y más si se trata de comparar a una novia de a pie con una de la realeza. Pero, podríamos decir que el primer vestido de Meghan se asemeja a un vestido de graduación americana y el segundo y tercero, son dignos de una princesa o una estrella de Hollywood, como Meghan. Sin duda se trata de dos vestidos para la misma persona en distintas ocasiones. Muy distintas.

Hay que tener en cuenta que han pasado siete años entre una instantánea y otra, y que ni tuvo la ayuda ni el presupuesto con los que ha contado en esta segunda ocasión. Por todo ello, estamos seguras de que estarás con nosotras al asegurar que no se puede comparar el primer vestido con la magia del diseño de Givenchy con el que Meghan Meghan Markle se convirtió en la duquesa de Susex.

CONTINÚA LEYENDO