Cuando las novias no eran ni blancas ni radiantes

Afortunadamente, la mayor parte de las bodas actuales en occidente se producen por amor. Sin embargo, durante siglos una boda era la firma de un acuerdo económico o una alianza política, lo que se reflejaba incluso en el atuendo de la novia. Y es que durante gran parte de la Historia, las novias no iban al altar ni blancas ni radiantes.

novias radiantes

Cuando las bodas no tenían nada que ver con el amor entre los contrayentes, era fundamental presentar a la novia de tal manera que destacara la riqueza de su familia. Por eso, se elegían modelos lo más ostentosos posible reflejando el status social. El color más habitual en las novias de clase alta solía ser el azul, ya que representaba la pureza y la piedad. No obstante, las mujeres pudientes se casaban con vestidos de distintos colores añadiendo siempre algún detalle que hiciera el modelo especial. Durante la Edad Media se acostumbraba a bordar los vestidos de novia con hilos de oro como muestra de riqueza. En el Renacimiento la costumbre se sofistica aún más y aparecen bordados de gemas preciosas y diamantes importantísimos. El culmen del máximo adorno llega con el Barroco, que convierte el vestido de novia en complicadas obras de arte.

Sin embrago, había una gran mayoría de mujeres que no podían estrenar un modelo para el día de su boda. Se casaban entonces con su mejor vestido, que normalmente era de color oscuro ya que es más sufrido y disimula mejor posibles manchas e imperfecciones. Así, podrían repetir vestido cada vez que tuvieran un acontecimiento importante.

La moda del vestido blanco no llega hasta que en 1840, la reina Victoria de Inglaterra elige este color para su boda. El modelo, que llevaba un bajo bordado de flores naranjas, rompió moldes ya que hasta entonces las novias de la realeza inglesa acostumbraban a vestir de color plata. El vestido de la reina Victoria se consideró entonces “el no va más” de la elegancia nupcial y convirtió el color blanco en objeto de deseo para todas las novias.

La reina Victoria de Inglaterra puso de moda los vestidos blancos en 1840

A partir de entonces, el color blanco empieza a ser habitual entre las novias aunque coincidiendo con momentos históricos delicados vuelve a caer en desuso. La ruina económica que supuso la Gran Depresión hizo que muy pocas novias pudieran permitirse un vestido blanco. Del mismo modo, las dos Guerras Mundiales vistieron a muchas novias de negro ya que sus bodas solían coincidir con el luto por algún caído.

noviasradiantes

Los años 50 vuelven a traer el blanco como color estrella para las bodas, aunque empiezan a verse nuevas formas y cortes. El vestido de novia de Audrey Hepburn, por encima de la rodilla, hizo que miles de mujeres se casaran de blanco pero no de largo. Igual, la blazer con la que Bianca Jagger cubrió su escote en su boda con el Rolling Stone abrió las puertas para muchas novias que no querían un vestido tradicional pero sí blanco.

Hoy en día, el blanco está tan extendido como color nupcial que resulta una sorpresa cuando una novia elige otro tono. Por ejemplo, el Valentino rosa pálido que escogió la actriz Anne Hathaway para su boda levantó comentarios de todo tipo.

El color blanco es hoy en día el color por excelencia para los vestidos de novia en Occidente ya que las novias más tradicionales en muchas zonas de Oriente siguen prefiriendo casarse de rojo (color de la buena suerte en estas culturas).

Por cierto, que el blanco es sólo para la novia no funciona en todas las tradiciones. Por ejemplo, es habitual que en Inglaterra todas las mujeres que forman el cortejo de la novia lleven también este color, como Pippa Middleton con su famosísimo Jenny Packham en la boda que convertiría a su hermana en duquesa de Cambridge.

Nuestra escuela de protocolo

marina fernández

Marina Fernández es licenciada en Políticas y Relaciones Internacionales por London School of Economics. Directora de RRII de Grupo Escuela Internacional de Protocolo, diseñadora de eventos y experta en protocolo internacional, social e imagen.

Cada semana, Marina nos desvelará las claves del protocolo. Mándanos tus dudas. @MarinaEIP

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS