Vídeo de la semana

Cómo escoger tejidos de calidad para tu vestido de novia (y acertar)

El tejido es la base y la esencia de cualquier vestido de novia, ¿pero sabes cuál es el perfecto para ti? Preguntamos a los expertos.

Vestido de novia: tejido de calidad
Fotografía: LouVila

A la hora de escoger un vestido de novia para lucir en tu gran día, seguro que tienes pensado ciertas características que deseas que se cumplan. Por ejemplo, sin ir más lejos, si prefieres un traje sastre nupcial antes que un vestido, si quieres que sea de manga larga o palabra de honor, si te gustan más largos o quieres algo más divertido de corte mini, o también, si lo quieres recargado o de estilo minimalista.

Sin embargo, ¿has pensado en el tejido que más te gustaría? Se trata de una de las partes fundamentales del traje bridal, ya que marca la textura, la tonalidad y muchas más cosas de las que pensamos. "El tejido es lo que marca la diferencia. El buen profesional es aquel que asesora en estructura, tonos, tejidos, y sabe materializar todos estos conceptos sobre un tejido que debe, además, adaptarse a la novia", explica Laura Escribano, modista y creadora de vestidos de novia.

Tejidos vestidos de novia
Fotografía: LouVila | Diseñadora: Laura Escribano

Cómo escoger el tejido de novia más adecuado para ti

Para escoger el tejido que componga tu vestido de novia no tienes más que conocerte a ti misma, y así, saber cuál es el que mejor se adapta a ti y a tus necesidades

  1. Comenzamos por la sudoración. Si tienes exceso de sudoración, no se recomiendan sedas o materiales acrílicos ya que hacen sudar más y aumentar el problema. Mientras que si se te pegan los tejidos al cuerpo, es porque existe un problema en las composiciones de los tejidos que hacen que el día de tu boda pueda ser un auténtico infierno.
  2. El peso o la ligereza del textil. La parte del tejido es la parte más psicológica del cliente y el profesional debe intuir lo que necesita porque la novia en realidad no lo sabe y necesita asesoramiento.
  3. ¿Tienes alergias? La tarea de un buen profesional es la de investigar si la novia tiene alergias o algún tipo de sensibilidad a ciertos tejidos. Deberá preguntar de manera sutil, indagar en su estilo de vida y empatizar con ella para garantizarle el mejor tejido para su vestido de novia soñado.
  4. El presupuesto. Adaptarse a los límites económicos de cada novia, saber ofrecerle lo mejor en cada rango de presupuesto para que el resultado final sea el esperado.
Tejidos vestidos de novia
Fotografía: LouVila | Diseñadora: Laura Escribano

¿Cómo saber si el tejido de tu vestido de novia es de buena calidad?

La diseñadora de novias Laura Escribano confiesa que cuesta distinguirlos. "Los tejidos son buenos o no dependiendo para qué los vayas a utilizar. Cuanta más cantidad de fibra natural tenga ese tejido, de mayor calidad será y tendrá mejores prestaciones", explica la creadora madrileña.

Sin embargo, los tejidos de fibras mixtas dan muy buenos resultados. La calidad de un tejido puede medirse según su ligamento, la torsión de los hilos, la cantidad del tejido que hay en la trama o la cantidad de fibra que va metiendo en el tejido. Es decir, cuanto más tupido, más caro es el tejido.

Tejidos vestidos de novia
Fotografía: LouVila | Diseñadora: Laura Escribano

Las novias deberán fijarse en la cantidad de fibra natural y la luz que suelen tener los tejidos ante la luz natural. Los que brillan mucho suelen ser por la propia fibra sintética (poliéster, por ejemplo). "Las sedas y el algodón no brillan, son tejidos muy mates, y tienen un brillo natural exquisito cuando les da la luz", afirma la diseñadora.

Pero entonces, ¿cuáles son los tejidos que más favorecen? Laura Escribano lo tiene claro: "El tejido que favorece es aquel que está bien elegido de acuerdo al diseño que vas a realizar. En general, los tejidos que contengan fibra natural se adaptarán mejor al cuerpo". 

Paula Reig

Paula Reig

Escribir es lo que más me gusta en el mundo junto a un buen café sin nada de azúcar. Nací en ese vacío legal entre los millennials y la generación Z y todavía sigo buscando mi hueco en el mundo. Lo que tengo claro es que sea donde sea, tendrá un gran armario (o incluso, un vestidor).

Continúa leyendo