¿Hacerte el vestido de novia o comprártelo hecho?

Aunque hoy en día las novias recurren a diseñadoras para crear su vestido de novia desde cero, existe una corriente en la que cada vez más mujeres recurren a tiendas donde encuentran el vestido ya hecho. Pero, ¿cuáles son los pros y los contras de cada opción?

@inesmartinalcalde

Ya tenemos nuestro anillo de compromiso, y el siguiente paso es pensar en todo lo que conlleva organizar una boda. Podemos plantearnos contratar una empresa de organización de bodas, o decidir hacer todo por nuestra cuenta. Pero en las decisiones que tienen que ver con el vestido de novia, solo tú tienes la batuta. Además, es un proceso muy especial y entrañable que te gustará saborear sea cual sea el proceso que escojas para estar radiante en tu gran día. Así que no querrás que nadie haga esa labor en tu nombre.

A la hora de pensar en tu vestido de novia es posible que pasen varias cosas. Quizás ya sepas con exactitud qué quieres, es más, probablemente desde que tenías 15 años ya sabías cómo querías que fuera tu vestido de novia. En ese caso, y si no has cambiado de idea, lo más probable es que tengas que buscar una diseñadora que trabaje en la línea del estilo que tienes en tu cabeza, tarea que a lo mejor no te resulta muy sencilla, pues luego tiene que cuadrarte en presupuesto y la diseñadora tiene que querer seguir tus pautas, aunque quizás sus sugerencias hagan que tu idea cambie un poco.

En el caso contrario, lo que puede suceder es que no tengas absolutamente ni idea de cómo quieres vestirte el día de tu boda (esto es lo que sucede en la mayoría de las situaciones). Es probable que ni siquiera sepas si quieres un corte más "estilo camisón" o un vestido con volúmenes. Así que te recomendamos que sigas leyendo para saber qué hacer en tal caso.

Y ahora te toca decidir: ¿querrás confiar en las manos de algún diseñador o diseñadora o prefieres ir a comprarte un vestido ya confeccionado?

Tu vestido de novia lo decides tú

Intropía Atelier

En caso de que no sepas por donde empezar, el primer paso será probarte algún vestido de novia que ya esté hecho. De esta forma sabrás con qué te ves mejor, con qué tipo de vestido te sientes más cómoda. Normalmente la gente acude a casas como Pronovias, cuya colección por cierto acaba de ver la luz y es muy espectacular, o como Rosa Clará. Si quieres ver y probarte vestidos con un corte de mucha caída y poco volumen, te recomendamos conocer la propuesta bridal de Intropía Atelier. Encontrarás opciones más bohemias y ligeras. 

Una vez que empieces a probarte vestidos sabrás si te quedas con alguno de los que has visto o si quieres configurar uno desde cero. Es cierto que escoger la opción de tener un vestido hecho es la más práctica y rápida (si encuentras al elegido rápido), además te verás desde el principio con el modelo acabado, por lo que no tendrás ninguna duda. El inconveniente que vemos es que no serás una novia totalmente única, pero eso ya es cuestión de que te importe más o menos. A las románticas siempre les gustará ser únicas, así que entendemos que se decantarán por la opción de hacerse el vestido de cero. 

Para este segundo caso, tendrás que hacer una selección de diseñadores/as que encajan con el estilo que quieres, entrevistarte con ellos y exponer tus ideas. Puede que simplemente por el feeling que sientas con alguno de ellos sepas que es la persona en la que quieres confiar para hacer tu vestido de novia. Te recomendamos que si has confiado en esa persona, lo hagas de principio a fin. Puede que te propongan ideas, cambios que de primeras no veas claras, pero tienes que dejarte un poco en sus manos y confiar. Eso sí, no te sientas cohibida de exponer si algo no te gusta.

El proceso en este último caso es más largo, tendrás varias citas e irás viendo poco a poco cómo tu vestido va cogiendo forma. Podrás modificar lo que no te guste o añadir nuevas ideas que hayas tenido por el camino, es un punto muy positivo de crear tu vestido de cero. Uno negativo, será la incertidumbre que sientas de saber si has hecho bien en confiar en esa persona, si creerás que tu vestido puede no gustarte una vez terminado... 

En cuestión de precio, suelen ser más baratos los vestidos ya confeccionados. Aunque si buscas bien puedes encontrar diseñadores con precios muy buenos.

Sea cual sea la opción que escoges, debes sentirte cómoda contigo mismo ese día. No te disfraces con un estilo que no es el tuyo. ¡Seguro que estás guapísima!

CONTINÚA LEYENDO