Vídeo de la semana

5 consejos para organizar y disfrutar al máximo de vuestra luna de miel

La celebración de una boda no se completa hasta que no finaliza el viaje con el que se inicia el matrimonio. Toma nota de estos 'tips' para organizar vuestra escapada más romántica y que todo salga perfecto.

organizacion luna miel
Unsplash

El día más especial de vuestra vida se continua con el viaje más romántico: la luna de miel. Esta es una gran oportunidad para conocer una lugar nuevo y relajarse antes de que se rompa la magia de todas las celebraciones nupciales y haya que volver a la rutina. Sin embargo, la organización de esta escapada no está exenta de la planificación intrínseca a cualquier viaje que implique coger un avión y desplazarse a un destino remoto. Por eso, nunca está de más tener en cuenta una serie de consejos que facilitarán esta tarea y lo convertirán en un plan tan emocionante como el propio viaje.

 

1. Espera un día o dos antes de coger el avión

La idea de marcharse de luna de miel la mañana inmediatamente después de la boda puede resultar muy romántica, pero lo cierto es que es poco práctica. Esperar un par de días será una oportunidad para descansar de la fiesta, despedirse de los invitados que vienen de fuera y hacer el equipaje con tranquilidad para después poder disfrutar de cada minuto del viaje.

planificacion luna miel
Unsplash

2. Planifica la luna de miel con la ayuda de expertos

Di no a la presión adicional de organizar por tu cuenta 'el viaje de tu vida'. Acude a los expertos para que te ayuden a planificar las cosas importantes como los desplazamientos y el hotel. Investiga después qué actividades os gustaría disfrutar en el lugar de destino y si es posible delegar también su contratación. Este viaje es una de esas ocasiones en las que no querréis tener que preocuparos por nada excepto de disfrutar completamente de la experiencia.

 

3. Menos es más

En lugar de visitar varios lugares diferentes, lo más recomendable es pasar todo el tiempo en un par de destinos o en un único destino para no estar todo el viaje con la sensación de no dejar de moverse de un lado a otro y de estar constantemente haciendo y deshaciendo maletas. Sin embargo, si vuestra intención es convertir esta escapada en algo épico y recorrer un país entero, por ejemplo, considera la opción de retrasar el viaje un mes después de la boda para recuperar energía antes de embarcaros en otra aventura alucinante.

organizar viaje romantico
Unsplash

4. Sed fieles a vosotros mismos (y también espontáneos)

Si lo vuestro son los resorts de lujo, no os empeñéis en hacer un viaje en clave deportiva. Si os gusta recorrer grandes ciudades y sus restaurantes, no gastéis vuestro presupuesto en recorrer un lugar alejado de la civilización. Planificad la luna de miel siendo fieles a vuestro espíritu viajero. Aseguraos unos días de relajación y no os empeñéis en ocupar con actividades diferentes cada hora de cada día.

Sin embargo, también tenéis que tener en cuenta que este viaje se terminará mucho antes de lo que pensáis y que nunca está de más hacer algo fuera de lo convencional: atreveos a probar nuevas gastronomías, haced todo el turismo que podáis y reservad alguna excursión que os saque un poquito de vuestra zona de confort para tener la sensación de que ha sido una escapada muy especial y fuera de lo habitual.

 

5. Desconectad

Esconded los teléfonos. Total, vais a estar todo el día juntos. Si utilizáis el smartphone como cámara de fotos, apagad los datos. La tentación de compartir vuestra luna de miel en las redes sociales es grande, pero el objetivo de este viaje es conectar en pareja y offline. Ya tendréis tiempo de volver al mundo digital en cuanto volváis a tomar tierra en vuestro lugar de origen.

Cristina Sánchez de Pedro

Cristina Sánchez de Pedro

No se me ocurre mejor forma de invertir mi tiempo que observando, disfrutando y escribiendo sobre aquello que más me entretiene: la moda, el cine y las series. También tengo una inexplicable atracción por los aparatos con muchos botones, por lo que estaba bastante claro que iba a terminar pegada a una calculadora, a una máquina registradora o al teclado de un ordenador. De momento, todo bien.

Continúa leyendo