Giambattista Valli y sus eternas protagonistas, las flores