Marie Claire

¿La masturbación, el fin de un tabú? Lo analizamos

Sí, se habla de la masturbación de una manera abierta y “casi” en todos los ámbitos. Sin embargo, no de todo tipo de “autoestimulación”. Somos liberales cuando son los hombres los que la realizan, pero todavía se censura la femenina. ¿Por qué? Descubre unos beneficios –médicos, entre otros- de los que nadie habla.

Ha costado mucho, pero la masturbación (o autoestimulación o autoerotismo como se denomina en sexología) ha dejado de ser un tabú. Sin embargo ha sido un largo camino. Ya Hipócrates la consideraba una enfermedad, el cristianismo la condenó como un pecado "no natural" (el de peor rango) y muchos autores la vinculan como causa de homosexualidad.
Hasta el siglo XX no se empieza a cambiar la visión y considerar a la masturbación como algo natural, relajante y desvinculado de la enfermedad. Hay estudios científicos que la desvinculan por completo de cualquier tipo de enfermedad. Cualquier sexólogo te hablará de ella como necesaria, una fuente de autoconocimiento imprescindible.
Sin embargo, aún hay muchos mitos y falsas creencias que deberíamos desterrar: por ejemplo, no es cierto que la masturbación sea propia de la edad inmadura, que deba desaparecer cuando ya tenemos una pareja, que sea menos placentera que el coito o que te pueda arrastrar a una masturbación compulsiva.
Incluso es peor si hablamos de masturbación en femenino. Por ejemplo, es falso que nosotras no tengamos la necesidad de masturbarnos o que, si lo hacemos, seamos viciosas. Ya es hora de que la masturbación femenina se ponga al mismo nivel que la masculina. Dotándola de normalidad y que se sepan los beneficios que aporta.

La salud sexual por derecho

Según sexólogos de prestigio como F.Cabello, la masturbación produce un efecto positivo sobre el desarrollo físico, psicosexual, cognitivo, emocional, amoroso y social. Mantiene los genitales en buen funcionamiento, ayudando a mantener “en forma” la lubricación. Cosa que puede ayudar al bienestar genital en épocas como la menopausia. Tanto la masturbación como el orgasmo puede ayudar a aliviar tensión menstrual y la congestión pélvica.

”Generación tras generación, la masturbación va saliendo del armario y vemos cómo no es que cada vez más personas se masturben...si no que cada vez más se atreven a contarlo. Sin duda la masturbación y el autoerotismo son una de las fórmulas excepcionales con las que contamos para conectar con nosotros mismos, conocer nuestros placeres y mejorar nuestra autoestima” señala la sexóloga Nayara Malnero.

Día Internacional de la Masturbación

El 7 de mayo, se celebra el Día Internacional de la Masturbación, una efeméride instaurada en 1995 para realzar la práctica sexual que se puede considerar más saludable y, desde luego, la más habitual y la primera que realizan la mayoría de mujeres.
En el último estudio* llevado a cabo por Gleeden, la plataforma de encuentros extraconyugales líder en el mundo, pensada por y para mujeres, el 79% de l@s encuestad@s afirma que la masturbación complementa sus relaciones sexuales en pareja, mientras que un 11% afirma que incluso las mejora. Tan solo un 7% afirma que puede llegar a disminuirlas. Y lo que tiene claro la mayoría (el 82%) es que la masturbación les ha ayudado a conocerse mejor sexualmente y a disfrutar más del sexo.
Según los expertos, las mujeres que se masturban tienen relaciones de pareja mucho más felices, comparadas con las que no lo hacen. Así las cosas, el 69% de las personas encuestadas prefiere la masturbación en soledad a hacerlo con su acompañante sexual… pero el 74% afirma no dejar de disfrutar cuando es su pareja quien les masturba. En cualquier caso, el 45% alcanza más y mejores orgasmos con la masturbación.
De hecho, la mitad de los encuestad@s se masturba varias veces por semana… ¡y el 27% afirma hacerlo a diario! Para algun@s (47%) es un sustitutivo puntual del sexo, mientras que el 33% afirma que les ayuda a desestresarse. El 23% le dedica media hora o más y el 47% prefiere hacerlo en la cama o en el sofá… la ducha va perdiendo adeptos (sólo un 16%), porque el 37% no tiene un lugar fijo: prefiere improvisar. Lo que sí que tiene claro la mayoría (74%) es no utilizar juguetes sexuales para masturbarse.
La inspiración de la masturbación no está clara: el 34% de encuestad@s piensa en su amante, mientras que el 35% en un amig@ o conocid@ y el 21% en algún/a famoso/a… y es que solo el 10% piensa en su pareja.
tracking