Así es SuperShe, la isla finlandesa en la que solo pueden entrar mujeres

2 minutos

Comprada por Kristina Roth, esta isla permitirá a las mujeres pasar una semana sin compañía de ningún hombre a partir del próximo mes de junio. ¿Te animas?

Supershe

En el marco de una ola feminista especialmente potente, se han multiplicado las iniciativas de apoyo y defensa de las mujeres. Time's Up y Metoo fueron las dos plataformas con mayor repercusión social pero los avances del feminismo han sido visibles en todas las puntos del globo. Aún así, la desigualdad sigue siendo un problema real. Algunos dispositivos como la lencería como sistema de seguridad o incluso la organización de un festival en Suecia en el que solo podrían participar mujeres son pruebas de que el camino es aún largo. Estas iniciativas evidencian la necesidad de una mayor seguridad. 

Si bien existen lugares prohibidos para las mujeres, no son tantos (o tan conocidos) los que no permiten acceso a los hombres. Es precisamente partiendo de esta idea que un complejo hostelero ubicado en una isla de Finlandia, rebautizada "SuperShe", está en proceso de construcción. ¿Su ideal central? No aceptar ningún hombre. La idea es de Kristina Roth, una mujer que tuvo una auténtica revelación tras disfrutar de sus vacaciones en Calabasas, en California. Se dio cuenta de que la presencia de los hombres hacian cambiar por completo el ambiente y el comportamiento de las demás mujeres: "Cuando un hombre mono se encontraba cerca, las mujeres se pintaban los labios. La idea de SuperShe es incitar a centrarse en sí misma y dejar nuestras hormonas en paz".

El objetivo es por lo tanto evidente: tranquilizarse y cuidarse a todos los niveles. La isla no será accesible hasta junio de 2018, pero ya es posible reservar su estancia por un precio no menospreciable: 3.250 euros para una semana "todo incluido". Hecho más sorprendente, las mujeres que desean viajar a la isla deben rellenar un formulario y realizar una entrevista con la propia creadora del concepto para conocer sus intenciones. Las "clientas" podrán participar en diversas actividades en la isla, desde clases de yoga a cocina, pasando por ejercicios físicos o incluso meditación.

Pese a que el objetivo de la creación del complejo sea el proteger a las mujeres, numerosas personas denunciaron este sistema de exclusión basado en el género, considero ilegítimo y tan sexista como el rechazo a las mujeres. La respuesta de Kristina Roth no se hizo esperar: "Me encantan los hombres pero las mujeres necesitan pasar tiempo con otras mujeres para desarrollar sus sueños y deseos". No se mostró sin embargo reticente a acoger a hombres más adelante.

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS